Quememos los colegios

Un niño pequeño se pasa el tiempo mirando el mundo y preguntando incesantemente por qué. Tiene tanta hambre de saber como de Nocilla y chuches, y aprender le gusta tanto y le cansa tan poco como jugar. Por eso hay que asombrarse de la milagrosa eficacia de un sistema que, a pocos meses de reclutar a semejante esponja de conocimientos, a tal insaciable devorador de información, le convierte en un ser adocenado y aburrido que aborrece lo que le explican y salta de alegría cuando no hay clase.

etiquetas: educación, enseñanza

» noticia original (elperroflautareaccionario.wordpress.com)

Esta entrada fue publicada en cultura, educación, enseñanza. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>