Para salvar el 15M

El M15 tiene que pasar urgentemente de la infancia de un espontaneismo vivificador a la madurez de un movimiento reconocible que expulse de su seno a las malas copias. Y ello exige la definición de un proyecto más o menos identificable y la articulación de un cierto principio de organización, instrumentos a los que hasta ahora se han resistido en nombre de la pureza original. Pero, de asamblea en asamblea, sólo se llega a ninguna parte.

etiquetas: 15m, indignación, regeneración, democracia

votes

» noticia original

Esta entrada fue publicada en 15m, democracia, indignacion, regeneración. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>