Los salvajes tienen alma

Perroflautas. Vagos. Sucios. Pijo-progres. Y hasta agresores sexuales. A los acampados del 15-M en el último mes les han nombrado con toda clase de motes que remiten a los más viles maleantes de nuestro extenso catálogo popular. Hasta Roberto Alcázar y ese amigo suyo delincuente juvenil llamado Pedrín se llevarían las manos a la cabeza al descubrir que en la plaza de la Constitución no hay, como contaban las leyendas, señores en taparrabo intercambiando espejitos y pegándose paraguazos.

etiquetas: málaga, 15m, acampada, críticas, comisiones, realidad

votes

» noticia original

Esta entrada fue publicada en 15m, acampada, comisiones, críticas, málaga, política, realidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>