Las cinco trampas de la ley del silencio que Gallardón quiere imponer al poder judicial

Las asociaciones judiciales no podrán opinar sobre un caso de interés que esté en un juzgado. Desaparecen los decanos, los únicos elegidos democráticamente por los jueces. Gallardón crea una estructura jerarquizada y restrictiva. E impone la 'jurisprudencia vinculante' del Supremo: emana allí donde hay que pagar tasas.

etiquetas: gallardón, ley orgánica del poder judicial

» noticia original (www.publico.es)

Esta entrada fue publicada en actualidad, gallardon, ley orgánica del poder judicial. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>