"La revolución francesa no fue la toma de la Bastilla ni la soviética la toma del Palacio de Invierno"

El cambio revolucionario no llega como un momento cataclísmico, sino como una sucesión interminable de sorpresas que se mueven en zigzag. Revolucionarios triunfantes convierten episodios donde cumplieron papel destacado en símbolos del proceso, a veces con mala intención. Sin embargo, las revoluciones son cosa de la gente ordinaria, que sabe que los cambios de personas en las estructuras de poder tienen carácter ilusorio y temporal. La insurreción supone un cambio de actitud desde abajo que abre un nuevo camino. Por ejemplo, los zapatistas.

etiquetas: revolución, ezln, subcomandante marcos, bastilla, indignados, 15m

» noticia original

Esta entrada fue publicada en 15m, bastilla, ezln, indignados, política, revolución, subcomandante marcos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>