“Yo aviso”. Carlos Gorostiza, Parlamentario vasco. | Radio DRY

Yo aviso a Seat, Renault, Vw, Ford, Opel… de que he reparado mi viejo coche y que ya he descartado completamente cambiarlo. Aviso al BBVA, Santander, La Caixa, Kutxa…de que he renunciado a aquella compra que tenía pensada y que no necesitaré ya pedir ningún crédito. Aviso a Bimbo, Danone, Nestlé, Campofrío, Henkel, Fairy, Ariel… de que me he convertido en un experto en marcas blancas, que son las únicas que llenan ahora mi carro.

etiquetas: austeridad, consumo, precariedad, carlos gorostiza

» noticia original

Esta entrada fue publicada en austeridad, carlos gorostiza, consumo, precariedad, sociedad. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a “Yo aviso”. Carlos Gorostiza, Parlamentario vasco. | Radio DRY

  1. Horacio Dedomenici dijo:

    He leído el artículo de Gorostiza por un email que me mandaron, y bueno, la verdad es que me gustaría responderle a Gorostiza, y que si bien tiene algo de razón, no lo es tanto cuando analizamos la totalidad del contexto en el que él se desenvuelve que es la España en plena crisis, crisis que tiene explicación pero que a los que mandan no les gustan las soluciones. Igual que aquí (Argentina), son pocas las diferencias. Estas crisis, tanto la ibérica como la autóctona se deben a las políticas instrumentadas por los diversos gobiernos que se han sucedido desde mediados del siglo pasado hasta la actualidad: populismo puro, a veces de izquierda y otras de derecha, disfrazándose muchas veces con distintos ropajes, pero populismo al fin, y que afecta a gran cantidad de países que antes eran los ejemplos de desarrollo económico y de progreso: el ESTADO DE BIENESTAR. Burocracia estatal casi ilimitada, gasto público siempre en aumento, presión impositiva cada vez mayor para financiar ese gasto, sueldos de funcionarios de toda clase y laya muy superiores a los que podrían tener si se desempeñaran en el ámbito privado, y todo a costa de los contribuyentes, que cada vez están más expoliados por el Estado benefactor. Pero eso hay que financiarlo, y cuando los gastos comienzan a ser mayores que los recursos, que es lo que invariablemente ocurre con dichas políticas, se recurre primero al financiamiento externo endeudándose hasta que se hace insostenible y se entra en default. Y cuando se pierde el crédito externo, se recurre a todas las cajas que puedan conseguirse, aún a costa de hipotecar el futuro de las generaciones venideras. Y si aún así no se puede financiar tal gasto, comienza la falsificación de la moneda, es decir, la impresión indiscriminada de papelitos de colores que nosotros llamamos pomposamente “pesos” y que no tienen ya nada que pueda parecerse a una verdadera moneda. Nuestro caso es peor, ya que vosotros, los españoles, están anclados al euro, que esa sí es una verdadera moneda, pero ¿Qué concejal, secretario, ministro, legislador, director o de cualquier otro cargo público admitiría una disminución en sus remuneraciones acorde a la crisis en que se encuentran sumergidos? El paro afecta a casi toda la población, pero …¿Qué parte de la población? ¿A toda? No, solamente a las personas que se desempeñab en el sector privado, ya que no he leído que en España o el resto de la Europa en crisis o aquí en Argentina hayan disminuido los planteles de empleados públicos o que se les hayan bajado los sueldos. La única baja de sus sueldos se produce cuando hay una brutal devaluación como la que se hizo en Argentina en el 2002, pero el funcionario o empleado no la nota porque sigue cobrando nominalmente la misma cantidad de pesos, y que España no lo puede hacer por estar sujeta a las normas monetarias de la UE, por lo que una disminución de los sueldos pienso que haría caer al gobierno en menos de lo que canta un gallo. Gorostiza se ajusta, pero ¿Él nota algún ajuste en sus coterráneos que se desempeñan en la función pública? Él irá estas vacaciones a la playa a un campamento, pero que se de una vuelta por los hoteles de la zona, y verá que están llenos de esos funcionarios que de ajuste … minga!!! No cambiará su automóvil, pero ¿De quiénes son esos Mercedes, Audis, BMW, que ve pasar raudamente por las rutas mientras él va a paso de tortuga para no gastar más combustible? La solución pasa por cambiar la mentalidad de unos pueblos habituados a vivir de prestado, y que se ajuste el de al lado. Es decir, pedirle peras al olmo.

  2. Ángel dijo:

    Por fin, un comentario coherente y sin demagogia.

  3. Bijual dijo:

    Gracias. Está muy bien el artículo. Estaría bien si pudieras poner al final:

    Autor, fuente: Carlos Gorostiza. Aparecido en DANOK Bizkaia el pasado 16 de marzo de 2012, en la sección de opinión de la página 2: http://danokbizkaia.com/wp-content/uploads/Danok10.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>